«Con 15 años me quedé encerrado una noche en El Museo del Prado.»

publicado en: NOTICIAS | 0

Organiza exposiciones y tasa obras de arte en «casas bien de Oviedo» en las que hay piezas que rondan los 15.000 euros

OVIEDO. Ingeniero en Valoración y Tasación de Obras. Organiza exposiciones y tasa obras de arte en «casas bien de Oviedo» en las que hay piezas que rondan los 15.000 euros

OVIEDO. Ingeniero en Valoración y Tasación de Obras de Arte, Alfonso González-Calero, ha sido pintor, director de la galería Catarsis de Madrid y desde 2010 de la empresa Investigación y Arte. Como tasador y comisario de exposiciones trabaja «desde hace ocho años» en la capital asturiana.

La semana pasada inauguró la exposición de Lola Díaz que permanece en el cibercentro de La Lila hasta el 15 de junio.

-No es la primera muestra que promueve.

-No, hace un par de años organizamos ‘Arte Sumergido’, exposiciones simultáneas en espacios diferentes. Y también otras muestras del grupo de japoneses ‘Non stop’.

-En arte contemporáneo, Oviedo no está demasiado bien.

-Vértice es lo más punter o en arte contemporáneo en la ciudad. Ojalá hubiese alguna sala más. Pero sí es verdad que Asturias está equilibrada en arte, pero habría que contar a Gijón, donde el contemporáneo está más cuidado.

Artista, promotor y tasador.

-Sí, de hecho a Oviedo suelo ir a trabajar como perito y tasador de obras de arte, sobre todo para testamentarías. Hay muchas casas bien en Oviedo, hay cosas de gran valor. Hemos ido varias veces a facilitar el inventario y el valor económico de bienes muebles.

-Cuente, cuente.

-No puedo darte nombres, pero sí decirte que en Oviedo hemos encontrado importantes piezas de pintura. Se nota que es una ciudad que ha tenido y tiene un movimiento económico importante. Ha habido gusto por tener piezas interesantes.

-¿Qué ha encontrado?

-Mucha obra de los siglos XVIII y XIX.

-¿Por ejemplo?

-De Bartolomé Pérez, José Luis Sueño, Nicanor Piñole, Abraham Bloemaert…

-¿A cuánto ascienden?

-Cada obra pasa de los 15.000 euros. También tasamos un arcón en Gijón valorado en 30.000 euros.

-¿Se venden bien?

-Las piezas buenas siempre tienen comprador.

-¿Y dónde hay que anunciarlo?

-Hombre, no sería recomendable poner un anuncio en eBay. Lo mejor es de particular a particular, y
si no conoces a quién vendérselo, a través de una casa de subastas.

-¿Cuál es el valor de una obra?

-Tenemos datos de cotizaciones de los artistas y determinamos la calidad estética de la obra. Pero se puede decir que el valor es directamente proporcional al prestigio del autor.

-¿Nada más?

-Bueno, también se valora la calidad, la rareza y la conservación, pero casi todo depende de la marca que haya conseguido el artista.

-¿Lo más caro que ha tasado?

-Un Picasso de 8millones de euros.

-Barato comparado con el que se subastó en la sala Christie’s por 81 millones.

-Sí, Picasso tiene el récord de obra con el precio más elevado.

-¿Ese es un precio normal?

-No, yo creo que no. Pero el mercado a veces premia extraordinariamente algunas cosas y no se sabe muy bien por qué. Son cosas muy concretas y especialmente deseadas por varios coleccionistas o museos.

-Suena excesivo con esta crisis…

-Lo llamamos aberraciones del mercado, pero hay gente que tiene mucho dinero y cada uno se lo gasta en lo que quiere. Yo creo que con ese dinero se puede hacer una colección extraordinaria.

-Otros optan por llevárselos y no pagar, como en París.

-No sé cómo pudieron robar los cuadros, cada vez es más difícil.

-¿Podría pasar en España?

-Sí, pero ahora la seguridad es extraordinaria.  Mira, cuando yo era niño iba mucho al museo del Prado, y recuerdo que sólo había un par de conserjes. Ahora hay sistemas de cámaras y guardias por todos los sitios.

-Nada que ver.

-Con 15 años me quedé una noche encerrado en el museo. Yo jugaba con mi hermano allí, una noche cerraron y nos quedamos dentro. Estuvimos a oscuras por las salas un buen rato… Cuando el conserje nos vio se dio un buen susto.

¡Toda una experiencia!

-Fue genial. He vivido en la calle Huertas y siempre íbamos a jugar al Prado. Jugábamos a las chapas,
íbamos por los sótanos, los tejados… Hoy no te dejarían. Pero de aquella era un casón enorme que lo tomábamos como nuestra segunda casa.

-Tenía su profesión marcada.

-Sí, había ahí una especie de conexión muy íntima.

-¿Qué hacen los ladrones con los cuadros robados?

-Muchos se recuperan. Si son muy famosos, nadie los quiere tener. Hay veces que los ladrones los guardan unos años y como ven que es imposible venderlos los acaban abandonando.

-¿Cuál es el perfil de su cliente?

-Clase media-alta en la que algún antepasado ha sido buen comprador o amante del arte.

¿Son colecciones heredadas?

-Sí, aunque luego las hayan continuado sus propietarios.

-¿Usted colecciona?

-Sí, pero mi colección es de obras de artistas coetáneos y he comprado a buen precio. Me ha preocupado menos el valor económico o el prestigio yme he guiado más por el estético o el de calidad.

-¿Cuánto está dispuesto a pagar?

-Entre mil o tres mil euros.