top of page

Carlos Urbina y Adolfo Nuñez

¨ORÁCULO 24¨

Del 16 de enero al 8 de febrero de 2024.

Inauguración martes 16 de enero a las 20:00 horas.

Ancla 1



En las coordenadas 29°12′19″N 25°31′10″E a cincuenta Km de la frontera de Libia, en pleno desierto del Sahara existe una colina que sobresale por encima de un bello palmeral en el oasis de Siwa. Sobre la colina llamada de Aghurmi, descansan las ruinas de dos templos construidos en honor al dios Amón.



El primero de ellos, el más conocido, guarda en su interior el famoso templo del Oráculo. Se cree que fue visitado por el renombrado Alejandro Magno en el año 331 a. C para determinar si era hijo de Zeus y por lo tanto legítimo ser divino. Los dos templos estaban unidos por galerías que recogían las voces de los profundos sonidos del interior.



Conocemos por el historiador griego Heródoto, que el rey Cambises II de Persia (524 a. C.) sentía una gran inquina por este Oráculo y envió un ejército de 50.000 soldados para destruir y matar a la población del oasis, pero este ejército desapareció en medio de las arenas del desierto sin dejar rastro alguno y sin que ningún soldado sobreviviese. Ejército que arqueólogos italianos están todavía buscando.



Alejandro, quería conocer más cosas de sí mismo, de su origen y su futuro como soberano. Tal vez uno y otro motivo se sumaron en su ánimo impulsivo, atraído siempre por su afán de ir más allá, con ese póthos o anhelo de explorar lo desconocido que los antiguos sacerdotes del Oráculo vieron en él uno de sus rasgos más característicos.



Todo es misterioso y desconcertante en este lugar. Muchos peregrinos se acercan allí a depositar exvotos y hacen pequeños orificios en las arenas donde entierran sus peticiones, escuchando las voces de lo más profundo de la tierra.